martes, 02 de octubre de 2012

Vi: Voy a empezar a participar en un proyecto en donde se dan clases de filosofia en un bachillerato popular. Los dias viernes me toca.

Moi: ¡Buena onda! ¿Cuándo arrancás?

Vi: Sí, me dan nervios la verdad pero me interesa. No se exactamente, porque me lo van a decir: el martes tengo que ir a hablar con los profesores.

Moi: Seguro lo hacés 10 puntos, boluda.

Vi: Y nada, estuve pensando mucho en la pedagogia filosófica. No sé. Nunca di clases

Moi: ¿Sos caradura? ¿Sos encaradora?

Vi: No lo sé. Yo creo que sí, pero no lo sé al frente de una clase.

Moi: A ver, en una reunión de amigos, ¿cómo actuás?

Vi: Ahhh sí, yo te decía que frente a una clase no sé si seré así,  pero con amigos o gente soy dada.

Moi: Bueno, ponete ese chip en la cabeza. Hablá como si estuvieras con tus amigas.

Vi: Es un buen consejo.

Moi: Las primeras palabras son las jodidas. Después te soltás. Obvio que da cagazo, pero la posta es el escritorio: cuando tirás los papeles arriba del escritorio y los acomodás y ves que el escritorio es nada que ver con el pupitre de mierda que te dan…

Vi: Jajaja

Moi: …y ahí te sentís todapoderosa. El único tema que tenés, y voy a sonar re sexista, es que sos mina, sos pendeja, y sos linda.

Vi: ¿…y entonces?

Moi: Si te tocan niños con hormonas alborotadas…

Vi: ¿No me van a escuchar, decís vos?

Moi: … se te va a armar el tole tole.

Vi: ¡Jajaj!

Moi: Por ahí te das vuelta y te chiflan. Los pendejos de 16, 17 años son recontra pajeros. La cara llena de granos de la calentura que tienen

Vi: Ya me paso en la escuela que hice residencia el cuatrimestre pasado. Me senti re rara cuando paso eso pero pq es una incomodidad rara y si la sabes manejar no pasa mas nada. Despues de tres límites ya no lo hacen mas pq saben que ya fue.

Moi: Bueno, la cuestión es ésa: saber poner el límite… y que alguno quizás se va a "ajusticiar" pensando en vos.

Vi: ¡Nooooo jajajaja! ¡Sos un hdp! ¡No quiero pensar eso! ¡Noooo, ahora sacamelo de la cabeza que no voy a poder dormir! ¡Jajajajaa!

Moi: Jajaja. ¿No me digas que no lo pensaste? Los pendejos son re pajeros, pero si la sabés manejar, podés usar esa calentura como motor al estudio profundo de la filosofía

Vi: ¡Jajajaja! Canalizar a través de la filosofía…

Moi: Claro, la pulsión de eros freudiana.

Vi: Claro, desviar la pulsión sexual hacia diversos objetos de la cultura.

Moi: ¿Te quite todas las ganas de ir a dar clases?

Vi: No, para nada. Capaz que se aumento el miedo, pero nada mas.

Moi: No seas boluda. Yo esto te lo digo porque uno tuvo alguna vez 16, 17 años y una profe linda hace que uno a esa edad se mueva por las inclinaciones. En otras palabras, que sea un pajero marca cañón. Y muchas veces pienso en mi ex profesora de francés, Rosalía, que era una belleza y se fumó tantos cursos llenos de pendejos pajeros. Igual la mina tenía medio un morbo, alentaba lo peor de uno…

Vi: ¿Por qué morbo?

Moi: Se ponía unos escotes muy sugerentes.

Vi: ¡Ahhhhhhh jajajaja! Bueno, mira un limite primero en mí…

Moi: ¡A mí no me joden! ¡La mina sabía que le mirábamos las tetas!

Vi: Es que si cuando voy a dar clases no vaya con ropa que provoque, por decirlo. Así porque busco y espero otra cosa de ellos. No es que voy a ir vestida de monja pero tampoco con una mini falda. Ahora, si me junto con amigas para ir a bailar seguro que me voy a vestir diferente (por ejemplo) pero  si voy incluso con amigas a comer a algún lado tampoco voy a ir como iria vestida a un boliche. Te pongo ejemplo boludos, pero quiero decir que si me pongo una mini y escribo el pizarrón y... ¡como q no da!

Moi: No. Te entregan la prueba con residuos de semen los niños si hacés eso. Perdón por la imagen violenta. Ya ni sé cómo llegamos a esta conversación tan delirante. Hablando de semen. Ya sé que me fui al recontra carajo. En fin, la cosa es que sos linda y sos pendeja.

Vi: Entiendo bueno no tomare pruebas entonces, jajajaja.

Moi: Jajaja… O tomalas, pero no en mini falda. A lo que me refería en un principio es que es un plus ése que quizás yo no tenga independientemente de si soy mejor o no dando clases. No tendré que lidiar con la generalidad del macho del aula con olor a chivo, sombra de barba, voz cambiante y caliente con la profe. A lo sumo, podré ser el cómplice y decirles a los chicos que estás re buena y siempre entangada. Así, para alimentar sus mentes perversas y hacerte la vida un poco más insoportable. Mi posición como futuro docente es un poco más cómoda.  Deberé lidiar con la pendeja pajera, a lo sumo. Pero las pendejas son más piolas. Somatizan por el lado de prestarte atención y responder preguntas en clase.

Vi: Claro. Con eso piensan conquistar al profesor: ser inteligentes. Pero el flaco pierde la cabeza pq la tiene en otro lado, ¡jajaja!  Y no quiero ser grosera, pero biológicamente es así. Por algo el hombre tiene 2 cabezas… y a veces sólo piensa con una, ¡jajaj!

Moi: No lo voy a poner en duda, pero la adolescencia en el hombre es un proceso re jodido. Vos lo viviste como mujer y de esa experiencia no hablo porque es inconmensurable para mí. Pero el hombre se vuelve feo en la adolescencia y se le despierta la calentura y está siempre caliente. ¡Qué época de mierda!

Vi: ¡Jajajaa! “Feo”. Cambia mucho, como dijiste vos. Granos. Pero las minas también le salen granos a esa edad.

Moi: Sí, pero me refiero al plus: a los granos, el olor a chivo. El pibe no se sabe poner desodorante y todos los desodorantes son débiles hasta que encuentra el que va con él. La sombra de barba, los pelos, el cambio de voz. Uno suena como el Gallo Claudio. Y tiene todavía facciones de niño pero deformadas por los granos y tapadas por la sombra de barba y el peinado de moda que esconde los granos de la frente… ¡y está siempre al palo! ¡Un horror! Deberían meter al varón adolescente en una torre onda novela ambientada en la Edad Media. Y encima hablan de coger. Así, con J. Pero nadie lo hizo. Las pendejas del curso están calientes con el profe joven o con los de 3° de Polimodal, paradigmas de masculinidad más realizados que un pibe con olor a chivo. Nadie le da bola al pibe adolescente…


Fragmento de RAJOY, MARIANO, Conversaciones hilarantes con Edmund Husserl, Barcelona, Crítica, 2010


Tags: Victoria, Diálogo, Mariano Rajoy, Pendejo, Docencia

Publicado por Little.Freud @ 4:21
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios